Nuestro Diferencial

Tecnología IQF

La IQF o congelación rápida de manera individual (Individual Quick Freezing) es un procedimiento novedoso que, a diferencia de la congelación tradicional de los productos, se realiza de forma rápida y a baja temperatura.


La diferencia entre una congelación IQF (Individual Quick Freezing) y una congelación lenta o tradicional es el tamaño del cristal que se forma. En la primera, los cristales de hielo que se forman dentro de las células de los tejidos son de tamaño muy pequeño, lo que evitará que las paredes celulares que conforman los tejidos vegetales se rompan y que al descongelar el producto no haya derrame de fluidos celulares. En una congelación lenta, el tamaño del cristal que se forma es tan grande que rompe las paredes celulares, permitiendo el derrame de fluidos internos y la consiguiente pérdida de sabor, textura y valor nutritivo cuando descongelamos el alimento.

Sus ventajas

IQF mantiene mejor las propiedades

Mantiene mejor las propiedades.

Al congelarse más rápido y a menor temperatura, conserva la textura, valor nutritivo y sabor del producto como recién pescado.

IQF no utiliza químicos ni conservantes

No utiliza químicos ni conservantes.

Al congelarse más rápido y a menor temperatura, conserva la textura, valor nutritivo y sabor del producto como recién pescado.

IQF reduce la presencia de microorganismos

Reduce la presencia de microorganismos.

Debido a la baja temperatura a la que se efectúa la congelación el producto.

¿Cuánto gano con IQF?

Mejor tecnología, mayor rendimiento

Beneficio IQF

Mejor relación precio - calidad

Al combinarse con la técnica del glaseado (rociado de la superficie del producto con agua), los alimentos se protegen durante el almacenamiento, evitando que los clientes paguen hielo a precio de marisco. Mientras en la congelación tradicional solo el 60% del peso del bloque corresponde a producto y 40% a agua, en la congelación IQF el 92% del peso del bloque es pescado listo para consumir.

Beneficio IQF

Mayor aprovechamiento

Se puede descongelar la cantidad deseada y no necesariamente el bloque entero, como en la congelación tradicional. Además, el producto no necesita descongelarse para la cocción o preparación. Se ahorra así tiempo y no se desperdicia alimento.